top of page

Cómo invertir siguiendo “las 4D” y pensando en el largo plazo

La inflación se ha convertido en el invitado inesperado de 2022. Su efecto se deja notar en los mercados, en la economía y en la capacidad de ahorro de las familias. El entorno inmediato es incierto, pero hay que estar atento a las oportunidades. Como explican los expertos de Allianz Global Investors, después de cada invierno llega la primavera. Algo que puede aplicarse también a los mercados y a la manera de invertir. La recesión europea parece casi inevitable y las probabilidades de recesión en la economía estadounidense también han aumentado. Pero hay cada vez más indicios de que el pico de la tasa de inflación general ha quedado atrás y las nubes pueden comenzar a despejarse.



Las grandes tendencias como inversión

¿Qué hacer como inversores, entonces? He aquí la posibilidad que brinda la inversión temática y la estrategia conocida como “invertir con el enfoque de las 4D”. En primer lugar, la inversión temática, entendida como una inversión de capital que se basa en tendencias a largo plazo, más allá del dinero que se destine como inversores por países o sectores, parece estar ganando un impulso creciente. Pensar en el largo alcance elimina los ruidos que podemos tener en el corto plazo, ya sea la pérdida de poder adquisitivo por la inflación o la posibilidad de que llegue una crisis económica.




Cuando pensamos en tendencias de largo plazo con capacidad de crecimiento, generamos rentabilidades constantes de cara al futuro. En términos históricos siempre ha sido así. En definitiva, se trata de “invertir con el enfoque de las 4D”: desglobalización, digitalización, demografía y descarbonización.

Una forma de tener acceso a estas tendencias, de la mano de gestores profesionales y en carteras adaptadas a nuestro perfil de riesgo particular es a través de fondos multiactivos dinámicos y flexibles. Si nos centramos en cada una de estas cuatro tendencias, la aproximación como inversores está clara. Por ejemplo, la desglobalización está avanzando. El cambio geopolítico no solo se manifiesta en la disrupción de las cadenas de suministro, sino que también se ve reforzado por otro impulso positivo: la digitalización. Una apuesta por la transformación digital que genera muchas oportunidades de cara al futuro. De hecho, si los robots se vuelven cada vez más baratos, la producción en el extranjero será cada vez menos beneficiosa, y la reubicación de la producción a donde están los clientes será más fácil y barata. Pero no solo queda aquí, sino que ha de tenerse en cuenta, con esas luces largas activadas, la demografía. En términos demográficos, el mundo sigue creciendo, pero está envejeciendo. La proporción de la población activa con respecto a la población total está disminuyendo en todo el mundo. La presión salarial es previsible. Esto representa otra oportunidad bajo el esquema de la inversión. Al mismo tiempo, continúa la tendencia hacia la descarbonización de la economía mundial. El cambio de un modelo de energías fósiles hacia otro basado en la sostenibilidad ha llegado para quedarse. La transformación sigue vigente y eso se puede traducir en rentabilidades a lo largo del tiempo para nuestras carteras de inversión. Así, la desglobalización, la digitalización, la demografía y la descarbonización son las cuatro grandes “D”, que también se expresan en desarrollos como el aumento de la demanda de materias primas y una creciente urbanización. Los inversores a largo plazo deberían prestar atención a estas tendencias con más detalle. Si tienes dudas sobre cómo empezar a actuar o sobre qué tipo de estrategia se adecua mejor a tu perfil, contacta con un asesor profesional.




20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page